Mientras que los tablones de anuncios eran en gran medida inescrutables para el público de habla inglesa, tenían un pequeño seguimiento de culto en los Estados Unidos. En los tablones de anuncios de Something Awful, donde estaba tomando forma un tipo de humor de Internet especialmente atrevido, un grupo de usuarios se entusiasmó con el anime popular en 2channel (y su rama, 2chan). Entre esos primeros devotos estaba Christopher Poole. En 2003, buscando replicar el ambiente del tablero Futaba, de un spinoff de 2channel, agarró el código de fuente abierta que sostenía el sitio web, lo tradujo, y abrió oficialmente 4chan. Se llamó a sí mismo Moot.

Al principio, los usuarios de 4chan podían compartir anime en /a/, y todo lo demás en /b/, el tablero aleatorio. El sitio web creció rápidamente, ramificándose en todo tipo de cultura de Internet, pornografía dura, noticias y, finalmente, el tablero de política, /pol/. Durante su primera década de vida, 4chan definió y dio forma a la cultura troll. A principios de 2015, justo cuando 4chan estaba luchando con su creciente identidad tóxica, Poole abandonó repentinamente su creación de 12 años.

Sólo había una persona que sabía tanto o más que Poole sobre la gestión de ese tablero de imágenes: Hiroyuki Nishimura. Nishimura había perdido 2channel un año antes cuando fue confiscado por su registrador, Jim Watkins, que luego se haría con el rival aún menos moderado de 4chan, 8chan (ahora 8kun). En septiembre de 2015, nueve meses después de que el fundador de 4chan dijera que abandonaría el sitio, Poole anunció que entregaba las riendas de uno de los sitios más populares de Internet a Nishimura.

Cuando Nishimura celebró un AMA en 4chan poco después de hacerse pública su adquisición, en medio de un torrente de comentarios racistas, un usuario le preguntó cómo había financiado la venta. “Pedí dinero prestado“, respondió Nishimura. ¿Y quién le prestó ese dinero?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: