Había una vez, un anciano y una anciana en cierta tierra. El anciano fue a las montañas a cortar el césped, y la anciana fue al río a lavar la ropa, cuando ella se encontró con un durazno gigante con un bebé flotando… Y, para resumir, nació el héroe japonés de los cuentos populares contra la lucha demoníaca, Momotarou.

Pero aún hay más historia, ¿Qué pasaría si, en lugar de un solo durazno gigante, hubiera muchos de esos duraznos además del que llego a Japón? Tiempo más tarde, Momotarou finalmente venció a los demonios que amenazaban su hogar, pero se dice que aún existen más demonios que deambulan por tierras extranjeras, y a si fue como Momotarou se dirigió al otro lado del mar.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: