Hayase Nagatoro disfruta de su tiempo libre haciendo una sola cosa, molestar a su senpai; Después de que ella y sus amigas conocen al aspirante a artista, hallan un regocijo en molestar al tímido estudiante.

Ella continua su cruel juego viéndolo a diario para forzarlo a hacer cualquier cosa de su interés, especialmente si lo hace sentir incómodo. Aunque ligeramente alegre pero temeroso de ella, Senpai es envuelto constantemente por sus travesuras e intereses, hobbies, apariencia e incluso su personalidad es usada contra él a expensas de la diversión y entretenimiento de ella.

Mientras pasa el tiempo, senpai se da cuenta de que la presencia de Nagatoro no le molesta, y así los dos desarrollan una complicada amistad a medida que aguantan las travesuras el uno del otro.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: